como analizar una superficie para una instalación de riego

Cómo analizar una superficie para una instalación de riego

El estudio previa a realizar cuando se decide instalar un sistema de riego, es igual de importante que el montaje de la instalación.

Un análisis previo mal realizado o previsto, puede encadenar numerosos problemas en una futuro. Por ello, en nuestro caso siempre intentamos quedarnos muy seguros del tipo de riego, así como de los materiales a emplear en este paso previo. De esta forma conseguimos montar sistemas de riego eficaces y que perduren en el tiempo.

Pasos fundamentales antes de realizar una instalación de riego

El primero de todos los pasos es visitar la superficie junto al propietario de ésta. Observar que utilidad se le da o se quiere dar al terreno, así como los tipos de plantas que se pretenden regar con la nueva instalación de riego.

No todas las plantas o cultivos necesitan la misma cantidad de agua y el mismo sistema de riego. Digamos que estas dos características son las principales a determinar antes de comenzar el trabajo.

El siguiente paso es conocer donde se sitúa el punto de suministro de agua, ya que éste va a determinar el montaje del sistema de riego.

Es muy importante también, conocer la presión y cantidad de agua con la que cuenta la nueva instalación. De nada serviría montar el mejor de los sistemas de riego si después el agua no llega a todos los puntos. Conocer previa mente la calidad del punto de agua nos permitirá conocer mejor como debemos montar la instalación de riego para que todas las zonas sean regadas correctamente.

Una vez tenido muy claro las características del sistema de riego ya podemos saber en cuantos sectores dividiremos la superficie para poder cubrir de forma correcta las necesidades de las plantas y del propietario de las mismas.

Los sectores pueden ser similares o diferentes (diferentes plantas, cultivos, superficie, etc). Por ello, nuevamente debemos analizar cada sector para ofrecer a cada uno el tipo de riego adecuado.

En cuando a los tipos de riego, se puede optar por goteo, aspersores, difusores, etc. Cada sistema con su material adecuado para la zona verde.

Instalación de riego automático

Una vez definida toda la instalación de riego, todos los sectores, aporte de agua y tipos de riego a montar, pasamos a elegir el programador de riego automático adecuado para la superficie.

Este programador permitirá al propietario de la plantación despreocuparse del riego. Además, permitirá el ahorro de agua, ya que nos encargaremos de realizar una programación para que el riego sea justo y el necesario para las plantas de cada sector.

Como siempre decimos, la experiencia es un grado y aún más si de instalaciones de riego se trata. En nuestro caso nos avalan más de 20 años montando y reparando sistemas de riego, lo que nos permite tener muy claro los pasos fundamentales a realizar antes de implantar una instalación.

Es imprescindible hacer un trabajo profesional, para conseguir una garantía y satisfacción al cliente.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =